José Sabogal, el pintor que pensó al Perú

Por Carlos Reyes Álvarez, UNMSM, miembro del Grupo Pedro Zulen.

José Sabogal, hijo del valle de Cajabamba, en Cajamarca, es uno de los pintores que ha peruanizado nuestro Perú, a decir de José Carlos Mariátegui. El Amauta lo llamó “El primer pintor peruano” y José María Arguedas creyó que con su arte había disminuido la distancia entre Lima y las provincias.

Hablar de él es hablar del Perú, definitivamente. Retrató por primera vez a nuestra población nativa al lado de nuestros bellos paisajes, algo que nada extraño debería tener; no obstante, a inicios del siglo XX, este tipo de caracterizaciones en la pintura y en el arte eran inexistentes y mal vistos porque predominaba la visión del mundo de las clases sociales gobernantes, criollas, hispanistas; podemos decir que Sabogal rompió radicalmente con los cánones preponderantes.

Reivindicando al poblador nativo y al paisaje circundante en el arte, ingresó a este amplio movimiento artístico, cultural y político llamado indigenismo – si es que acaso no es él uno de sus fundadores – que no solo caracterizó al indígena como un tema de moda o cliché – o como un ejercicio estético a secas – sino que fue hacia asuntos de fondo: cuestionó las estructuras del poder. El poblador originario permanecía, a 100 años de vida republicana, como un no-ciudadano; siervo al interior de las haciendas. El indigenismo, movimiento de ciudad, de mestizos, de intelectuales y artistas, de alguna u otra forma, promovió la integración del poblador indígena a la nación.

El indigenismo en el Perú se articuló muy bien al vanguardismo de origen europeo. El vanguardismo, corriente artística y cultural, cuestionaba el poder de las burguesías en Europa por haber sido las responsables de haber llevado al mundo a la mayor catástrofe de su historia: la primera guerra mundial. En ese sentido, rompieron también con cánones culturales y políticos establecidos. El indigenismo, articulado al vanguardismo – un “vanguardismo aclimatado” – empataron perfectamente y brotaron juntas como un movimiento sin precedentes en nuestro país.

El indigenismo había resultado valedero para su época pero después decantó en una propuesta algo monocultural, lo que obligó a Sabogal a ampliar su forma de pensar. Primero a través de su pintura indigenista y después con la inclusión de temas mestizos, criollos, paisajes de la sierra, costa y selva, en su arte, pensó al Perú, no como una unidad cultural y regional, sino como una pluralidad de naciones y regiones en una; como un país diverso natural y culturalmente; como un país “de todas las sangres” como diría Arguedas. Esta es el papel histórico que jugó José Sabogal en nuestro país.

Cajamarca, 28 de diciembre de 2020.

Imagen de portada tomada de:https://elcamino.pe/read/index/id/100-anos-del-Indigenismo-en-la-literatura-peruana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s